Policiaca

Seguirán aumentando temperaturas en Norteamérica

2021-10-10 - Redacción

México enfrenta, al menos, 12 consecuencias del cambio climático, entre las cuales están las sequías extremas, el aumento de los niveles del mar en las costas, el empobrecimiento de oxígeno en el mar, lluvias extremas, desbordes de ríos, tormentas de polvos y proclividad a los incendios, entre otros, de acuerdo con el informe 2021 sobre el cambio climático de la Organización de Naciones Unidas (ONU).


 

Una de las alertas es la referente al volumen de agua gravemente empobrecida en oxígeno, principalmente en el Golfo de México, lo que implica una pérdida de capacidad para soportar biomasa, es decir, la diversidad de animales, plantas, algas y microorganismos.

La alta concentración de carbono en el Golfo de México, combinada con una señal oceánica de acidificación, disminuye la capacidad amortiguadora de la salinidad del océano, convirtiéndose en otro efecto del cambio climático.

Uno de los efectos de este fenómeno es que acaba con los arrecifes de coral. Naciones Unidas advierte que de 2009 a 2020 se ha perdido 14% del coral del mundo. En México, el mayor impacto fue en el Caribe y en el Pacífico.

 

 

En zonas donde la información es altamente fiable, las pérdidas de coral a largo plazo oscilan entre 5% en el este de Asia y 95% en el Pacífico oriental tropical. En Australia, el Caribe, el Pacífico Oriental tropical y Asia meridional más de 75% de las zonas que han sido monitorizadas de forma reiterada durante más de 15 años y que habían sufrido perturbaciones significativas no consiguieron restablecerse totalmente y recuperar el estado que tenían antes de las perturbaciones”, asevera la ONU. 

Otro efecto del cambio climático es el hundimiento acelerado del suelo marino en el Golfo de México, según Naciones Unidas.

Pese a que ciudades como la capital de México han hecho esfuerzos por reducir el impacto de la contaminación ambiental, la ONU advierte que la calidad del aire tendrá consecuencias sobre el clima, incluida una fuerte variabilidad regional. 

Uno de los efectos de la contaminación es el creciente aumento de las temperaturas y que en las ciudades se multiplican las llamadas islas de calor.

 

LLUVIAS EXTREMAS

Las anomalías por lluvias están a la orden del día, pues los huracanes de los últimos años son equiparables a los más intensos de las que se tenga registro en siglos y su frecuencia va al alza, según el reporte de la ONU. Las lluvias intensas han afectado, principalmente, el sureste del país y la cuenca del Golfo de México, pero en los últimos años el Pacífico norte del país no ha estado exento de graves efectos de los huracanes y se anticipa que continúe su tendencia alcista. 

Añadido a esto, Naciones Unidas advierte que México enfrentará fenómenos cada vez más frecuentes de desbordes de ríos debido al impacto de las lluvias extremas. Un ejemplo de ello es lo que pasó en Hidalgo con el desborde del río Tula, provocado por el exceso de agua que no cupo en las presas de la zona.

La sequía es otro fenómeno que se ha acelerado en los últimos años. En julio pasado, por ejemplo, 70% del país estaba involucrado en una de sus peores sequías de los últimos años y 20% en sequía extrema. 

La ONU calcula que este fenómeno continúe en los próximos años y se acentúe en el norte del país, Estados Unidos y Canadá.

En toda América del Norte es muy probable que persistan las tendencias al alza de las temperaturas, con incrementos de 0.5 grados por década”, externó la ONU.

Las disminuciones de humedad del suelo son más generalizadas en América del Norte, extendiéndose, principalmente, en México. La aridez será otro compañero en los próximos años en los estados del país.

De 1948 a 2010 las tendencias de la cantidad de precipitación de verano fueron significativamente negativas sobre el suroeste y noroeste del país. Especialistas sugieren que este fenómeno comenzó a verificarse en la década de 1970.

Pero también hay aumento de los niveles del mar en las costas mexicanas. Si bien este fenómeno se verifica en muchas zonas del mundo, en México se ha observado de una manera más patente en las costas de Veracruz, donde habitantes ven como de un día para otro desaparecen algunas de sus playas y con ellas su medio de vida.

 

 

PROCLIVES A INCENDIOS

Las condiciones de calor extremo, contaminación y falta de lluvias propician más  incendios forestales, principalmente en el oeste y el noroeste del país.

Según Greenpeace, este año México vivió uno de sus peores años en materia de incendios que, además de pérdidas forestales, dejaron fuentes importantes de dióxido de carbono, lo que acelera el cambio climático.

Los días calurosos aumentan año con año, según la ONU, particularmente en el norte de México, pero como efecto natural los días fríos son menores, aunque  más extremos. 

Otra parte del cambio climático es que la velocidad y frecuencia del viento en México ha estado disminuyendo en las últimas 4 décadas.

Pero la aridez y sequía traen consigo otro fenómeno: las tormentas de polvo que, según Naciones Unidas,  tienen una tendencia creciente, principalmente en el suroeste del país, y este fenómeno se podría extender a otras zonas del país.

Se prevé que las tormentas de polvo y las cargas de polvo en los desiertos disminuyan en la mayor parte del Sahara y el Sahel, pero que aumente en México y el suroeste de Estados Unidos”, según la ONU.




Comenta con tu cuenta de Facebook


El Pueblo te recomienda

La crisis migratoria se instala entre la Unión Europea y Bielorrusia

La crisis migratoria entre la Unión Europea y Bielorrusia tiene como telón de fondo importantes te...