Deportes

Desinformación inunda el debate electoral en Brasil

2022-07-01 - Redacción

A tres meses de las elecciones presidenciales en Brasil, la desinformación sobre los candidatos archirrivalesJair Bolsonaro y Luiz Inácio Lula da Silva inunda las redes sociales, desvirtuando el debate político.



Excélsior

 

Desde inicios de este año, el número de noticias falsas o engañosas verificadas por la AFP en relación a la disputa electoral fue en aumento y se más que cuadruplicó de enero a junio. 

Los contenidos sobre las elecciones pasaron a ocupar ese espacio [antes dominado por la pandemia de covid-19], ganando preponderancia", señala Sérgio Lüdtke, coordinador de Comprova, un proyecto de verificación colaborativa formado por 42 medios de comunicación, incluida la AFP.

Una tendencia que en 2022 adquiere nuevos matices, con nuevas redes sociales y una desinformación cada vez más compleja.

La pandemia probablemente fue un periodo de prueba para estos grupos" que comparten desinformación, "lo que terminó convirtiéndola en un asunto político", indicó Lüdtke.  

La desinformación adquirió con el covid-19 "una nueva forma que permea la política, la economía y la ciencia", coincide Joyce Souza, especialista en Comunicación Digital de la Universidad de Sao Paulo. 

Los contenidos sobre los comicios viralizados se centran principalmente en la desconfianza en el sistema electoral, planteando dudas sobre las encuestas y la votación electrónica. 

Esta última se implementa en todo el país desde 2000 con el objetivo de evitar el fraude, algo que ha puesto en duda -sin pruebas- el presidente Jair Bolsonaro, quien aboga por la impresión de los votos, con contaje público.

El propio mandatario ultraderechista, quien buscará la reelección, también es foco de desinformación, así como el expresidente izquierdista Lula (2003-2010).

El último sondeo del 23 de junio del instituto Datafolha otorga 47% de la intención de voto a Lula y 28% a Bolsonaro en la primera vuelta del 2 de octubre.

- Mecanismos sofisticados -

Los comicios presidenciales de 2018 fueron una muestra de la capacidad de multiplicación de las publicaciones falsas y engañosas, con potencial de impactar en el electorado brasileño. 

Sin embargo, aquellas podían verificarse más fácilmente con información de fuentes confiables. 

Lo que vemos hoy son contenidos que no son necesariamente falsos en sí mismos, pero que llevan a interpretaciones engañosas", señaló Lüdtke. 

Así sucedió con un tuit en mayo que ponía en duda la credibilidad de una encuesta de intención de voto por haber entrevistado "solamente" a unas 1.000 personas. 

Aunque los datos eran correctos, la conclusión no lo era, dado que una muestra de este tamaño es suficiente para hacer inferencias estadísticas, explicaron a la AFP especialistas.

Estrategias como esta dificultan la verificación de la información y, con frecuencia, hacen que el contenido distorsionado se transmita más fácilmente, especialmente cuando busca despertar emociones, explicó Souza. 

Una de las estrategias del complejo escenario de la desinformación es generar dudas en el usuario de las redes, mezclando tanto las cosas que este ya no sabe en quién confiar", resumió Pollyana Ferrari, especialista en Comunicación y coordinadora de la red PUC Check.




Comenta con tu cuenta de Facebook


El Pueblo te recomienda

Agua de la Tierra puede proceder de asteroides

El agua de la Tierra podría haber llegado de asteroides de los bordes exteriores del sistema solar,...

En Morena prometen voto libre sobre desafuero a ‘Alito’

Desde la dirigencia de Morena no se instruirá a los diputados del partido y aliados el sentido de s...