Farandula

Grosero, demandante, y egocéntrico: así era Stephen Hawking en la intimidad

2020-09-19 - Redacción

No hay duda de que Stephen Hawking ocupa, al menos en la cultura popular, un lugar destacado en el olimpo de los grandes científicos de todos los tiempos junto con Albert Einstein e Isaac Newton. Sus contribuciones en temas como los agujeros negros, pero sobre todo los libros de divulgación científica, lo convirtieron en una de las superestrellas de finales del siglo XX.


A su aura de misterio y admiración ayudaba su salud. Debido a la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que sufría desde joven, vivía en una silla de ruedas, solo movía algunos músculos y hablaba por un intercomunicador.

A pesar de que Hollywood hizo una película (La teoría del todo) sobre sus primeros años, muy pocos conocieron a la persona detrás del mito. Leonard Mlodinow fue uno de esos afortunados. Físico y matemático, autor de varios libros y de guiones para series como Star Trek, lo comisionaron en 2005 para ayudar a Hawking a escribir Brevísima historia del tiempo. Se entendieron tan bien que el propio genio le pidió coescribir con él El gran diseño (2010), uno de sus últimos libros.




Comenta con tu cuenta de Facebook


El Pueblo te recomienda

Retiran cargos al líder de La Luz del Mundo

Un juez en California dijo que la Fiscalía no logró demostrar la culpabilidad de Naasón Joaquín ...