Estás aquí: InicioLocalMás de 47 mil menores no estudia por trabajar

Más de 47 mil menores no estudia por trabajar

Por:
Publicada: 2018-07-09

 

 

El trabajo infantil amenaza a la sociedad, es y ha sido un tema de preocupación internacional puesto que realizan trabajos que limitan  sus oportunidades de desarrollo tanto educativo como en  salud.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, 152 millones de infantes en el mundo trabajan de los cuales el 10.7 se encuentran en el continente americano, en México 2 millones 312 mil 414.

Mientras que en Chihuahua existe una población infantil trabajadora de  47 mil 121 niños de entre  5 a 17 años, que no asiste a la escuela por tener que trabajar, además de 7 mil 112 están además de ocupados atendiendo quehaceres domésticos dentro de su hogar en condiciones no adecuadas.

¿En dónde están trabajando los niños en Chihuahua?

Laura señaló que se tiene detectado que es en el sector de los servicios como es venta de dulces y limpiar parabrisas en cruceros, aunque el artículo 123 de la constitución decreta que está prohibido el trabajo para menores de 17 años; las autoridades no pueden actuar en su protección cuando estos se encuentran en calles secundarias.

El porcentaje de la ocupación infantil permitida en el estado de acuerdo a la media nacional es de 9.6 por ciento, es decir sólo adolescentes de 15 a 17 años, lamentablemente el 90 por ciento es no permitida que va de los 5 a los 14 años.

Refirió que la ocupación desagregada por sexo es equivalente al 70 por ciento niños, aunque hubo una disminución del 4.8 y 30 por ciento niñas, la cual creció en el último año un 8 por ciento.

Personas de 8, 13 y 15 años están bajo la edad permitida para laborar y en ocupaciones riesgosas para su vida.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el país, 27.2 por ciento de las niñas y los niños laboran en lugares con ruido excesivo, humedad, herramientas peligrosas, productos químicos, entre otros y alrededor de 120 mil sufrió algún accidente, lesión o enfermedad en alguno de los trabajos que tuvo, el cual requirió atención médica.

“Autoridades tanto municipales como federales tenemos que centrarnos en ocupar a los adolescentes de 17 años mientras que a los que se encuentran debajo de este rango motivarlos para estudiar  asegurarnos de erradicar la ocupación infantil ofreciéndoles oportunidades para mejorar su calidad de vida”, agregó.

Por su parte, el secretario de Educación, Cultura y Deporte, Pablo Cuarón Galindo, reconoció que al menos en el último ciclo escolar 2016- 2017, se contabilizó en el estado una deserción escolar alarmante que significa del .2 al 6 por ciento en los niveles de educación básica.

Asimismo autoridades educativas dieron a conocer que en señalado ciclo, estuvo conformado de la siguiente manera: 188 mil 206 estudiantes en preecolar, 427 mil 440 alumnos en primaria, mientras que a nivel secundaria fueron 206 mil.

Aclaró que del año en curso aun no se tiene fecha ya que el ciclo finalizó a penas el viernes 6 de julio, pero se buscará generar estrategias que faciliten a los padres la posibilidad de dar a sus hijos una educación básica.

Niños de la calle

Mientras tanto, al recorrer las calles de la zona centro de la ciudad entre las nueve de la mañana y 8 de la noche, se puede observar a decenas de menores  deambulando y vendiendo distintos productos.

Tal es el caso de Alberto, quien dijo tener nueve años de edad. Al ser entrevistado por esta reportera, de manera tímida expresó que vive con su madre en la colonia Ladrilleras y desde que tiene conocimiento ha tenido que trabajar o pedir dinero para poder llevar un poco de alimento a su hogar.

Nunca ha ido a la escuela y desconoce siquiera lo que significa estudiar, sin embargo sabe con convicción que es algo que le gustaría hacer, además de poder jugar con sus tres hermanos también menores de edad a quienes daría los dulces en lugar de venderlos.

En esta misma situación se encuentran Laura y Carlos, dos hermanos que se llevan 5 años de diferencia. Mientras Carlos toca el acordeón en la calle Victoria, su hermana pide una moneda a quien va transitando.

Ellos viven con sus dos padres, pero por temor prefirieron no especificar el lugar, relataron que tampoco estudian y que jamás han ido a una escuela y al contrario de Alberto, no tienen deseo de hacerlo ya que desde que tienen memoria les ha tocado trabajar, desde pedir monedas en el transporte público, vender dulces, hasta lo que  hacen hoy, tocar música.

Al preguntarles cuánto suelen obtener en su jornada diaria misma que consiste de las siete de la mañana hasta que el sol suela ser muy fuerte, y  en qué lo gastan Carlos informó en ocasiones se llevan hasta 900 pesos, lo entregan a su mamá y ella les da a cambio comida.

Sin lugar a duda estos pequeños ponen a diario en riesgo su integridad física, pues salen desde muy temprana hora de sus casas a conseguir algunos pesos sin saber si regresarán. Y es que el centro de la ciudad es una zona concurrida, en donde convergen desde delincuentes hasta turistas, pero son los primeros quienes al buscar una moneda optan por despojar a los niños de sus ganancias.

Al respecto Seguridad Pública Municipal mantiene presencia en el primer cuadro de la ciudad gracias al Distrito Ángel, y gracias a ello se han logrado contener los delitos, pero sigue siendo un sitio peligroso para los menores de edad.

Siguenos en Twitter @elpueblomx


NOTAS RELACIONADAS


DEJA TU COMENTARIO


RECOMENDACIONES