¡Hey, espera! Esa lata de Coca Cola que estás a punto de beber para refrescarte un poco en este caluroso verano podría hacerte más daño de lo que crees. Mejor lee esta nota antes de dar el primer trago.