La Corte Suprema del estado de Pensilvania ha hecho público este martes un informe que documenta la existencia de hasta 300 presuntos “sacerdotes depredadores” sexuales en seis de sus diócesis, tras investigar las denuncias por abusos de menores.